Conectate con nosotros

Peruanos Mundo

Deslacrado. Fiscal encontró recibos falsos de aportantes que Keiko misma elaboraba

Publicado Hace

en

En el reciente deslacrado de los documentos que fueron incautados en la oficina donde despachaba la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, ubicada en la calle Los Morochucos 140, en Santiago de Surco, el fiscal José Domingo Pérez descubrió varios recibos de supuestos aportes a la campaña presidencial de la hija de Alberto Fujimori, dio a conocer La República.

Una vez que fueron identificadas y ubicadas las personas cuyos nombres y apellidos aparecen en dichos documentos como donantes de dinero, estas rindieron su manifestación ante la Fiscalía de Lavado de Activos para corroborar el importante hallazgo. Los presuntos aportantes afirmaron que sus firmas habían sido falsificadas.

La defensa de Keiko Fujimori sostiene que es completamente falso que la campaña presidencial de 2011 recibió fondos de origen ilegal, y que todos los ingresos fueron declarados ante la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) y auditados por esta entidad. Sin embargo, el hallazgo de los recibos de aportaciones con firmas fabricadas, encontradas en los archivos del centro de operaciones de la excandidata presidencial fujimorista, representa un devastador disparo a la línea de flotación de la defensa de Keiko Fujimori.

Porque, además, la ubicación de dichos recibos de falsas aportaciones en la calle Los Morochucos 140 confirma la versión de testigos protegidos como el congresista fujimorista Rolando Reátegui Flores, quien dijo que, a pedido de Keiko Fujimori, la tesorera Adriana Tarazona Martínez le entregó dinero en efectivo para que lo depositara a la cuenta del partido mediante falsos aportantes. Luego de efectuar las transferencias, según la versión de Reátegui, entregó a Tarazona los recibos con las donaciones fraudulentas. Esta mecánica descrita por Reátegui explica por qué esos documentos fueron hallados en la calle Los Morochucos 140 por el fiscal Pérez.

La República tuvo acceso a las declaraciones de tres de las personas cuyas identidades aparecen en los recibos encontrados por Pérez en la sede del despacho de Keiko Fujimori.

Firmas fraguadas

Cuando fue citado Marcos Loayza Vásquez le mostraron un recibo con una donación de 35 mil soles y las autoridades le indicaron que había sido hallado en la calle Los Morochucos. Loayza fue tajante: “Es la primera vez que veo este comprobante”.

“Señale si la firma que se observa en el recibo de aportación N° 000521 le pertenece”, le indicaron en la Fiscalía de Lavado de Activos.

“No es mi firma y me someto a la prueba pericial que sea necesaria para corroborar que no me corresponde”, respondió Marcos Loayza: “Yo no he realizado ningún tipo de aportes ni he firmado ningún recibo ni documento al respecto”.

En el caso de Fernando Meneses Ahumada, las autoridades encontraron a su nombre el recibo N° 000691 por 30 mil dólares. Y se lo enseñaron.

“No lo reconozco. Solo recuerdo que firmé un papel, no recuerdo que era de color amarillo (como el recibo). Recuerdo que era de color blanco. No, la forma en que escribo la letra ‘F’ es distinta y las demás letras también. Esa firma no me pertenece, la han falsificado”, explicó.

Meneses dijo que en una ocasión el empresario Erick Matto Monge -excompañero del Colegio San Agustín-, reclutador de falsos aportantes al servicio de Jorge Yoshiyama Sasaki, le hizo rubricar un documento de apoyo a Fuerza 2011, pero no era un aporte, por lo que creía que podría haber fraguado la firma.

“¿Se sometería usted a una pericia grafotécnica?”, le preguntaron a Fernando Meneses.

“Claro que sí”, contestó, ratificando que su firma había sido adulterada.

Los reclutadores

A Edwin Lizárraga Lanao también le fraguaron la rúbrica para consignar una donación fraudulenta. En su caso fue por 20 mil 752 soles. Le enseñaron el documento con su supuesta firma. Y contestó: “No, no reconozco dicho aporte. Nunca lo hice”. Y como Fernando Meneses, Lizárraga no descartaba que Erick Matto Monge fabricara el aporte a su nombre.

Lizárraga corroboraría que Erick Matto era reclutador de falsos aportantes de Jorge Yoshiyama, afirmación que hace naufragar una vez más la defensa de Keiko Fujimori. Jorge Yoshiyama trabajaba a órdenes de su tío, Jaime Yoshiyama Tanaka, jefe de campaña de la excandidata presidencial. Un indicativo de que Keiko Fujimori pudo haber conocido las prácticas de Jaime y Jorge Yoshiyama, son los recibos de las falsas aportaciones encontrados en su despacho de la calle Morochucos 140, en Santiago de Surco.

“Erick Matto nos presentó a Jorge Yoshiyama en su departamento, (dijo) que era una persona que trabajaba para el partido Fuerza 2011. Luego, en esa misma reunión, entre Erick Matto y Jorge Yoshiyama sacaron unos recibos de aportes para Fuerza 2011 y nos propusieron a todos los presentes que apoyemos al partido. A lo que yo dije: ¿De dónde voy a aportar? Y ellos dijeron que solo había que firmar un recibo de aportaciones a favor de Fuerza 2011”, declaró Edwin Lizárraga a la Fiscalía de Lavado de Activos.

¿Dónde terminaron esos recibos con las falsas aportaciones? En la calle Los Morochucos 140, donde Keiko Fujimori despachaba y conducía su campaña presidencial y dirigía a su partido.

Cuando el fiscal José Domingo Pérez sustentó la solicitud de detención preventiva para Keiko Fujimori, la defensa de la lideresa arguyó que las versiones de los testigos protegidos y colaboradores eficaces sobre las falsas aportaciones no habían sido corroboradas con otros testimonios o documentos, por lo tanto, no existía evidencia sobre los hechos. Ahora, con el hallazgo de los recibos de las donaciones truchas, queda fehacientemente comprobado que sí existió financiamiento ilegal de la campaña mediante el uso de falsos donantes o la falsificación de firmas o robo de identidades. Y que Keiko Fujimori pudo haberlo sabido todo.

Comenta con Facebook
Cargando...

Facebook

ECOSHOT

Virales Ecos

Ultimas Noticias

LO MAS VISTO DE ECOS